Cambiamos, te guste o no.

Todos cambiamos.

Todos modificamos algo, en nosotros y en los demás.

Aparece alguien en nuestra vida o nosotros aparecemos en la de alguien, y desde ese momento cambia algo.

Punto. Es así. Te guste o no.

Desde pequeños cambios en la actitud, hasta enseñanzas, pensamientos, formas de ver ciertos temas, o cosas cotidianas y simples como preparar una comida, o saber que a determinada persona le gusta un ingrediente, o una forma de cocinar algo.

Ejemplos hay miles, y son cosas que cambian a las personas. El conocerlas, saber de sus vidas, te cambia.

Cada una de ellas, cuando entra en nuestra vida, para bien o para mal, trae algo, nos deja algo y modifica, ¡si que modifica!
Para mi está genial que cada uno pueda plantar algo chiquitito en nosotros, de la misma forma que nosotros en ellos, y también está genial esa sensación que nos haga sonreir acordándonos de los momentos que pasamos juntos, esas charlas, esas salidas, esas discusiones, todo.

Una vez leí que la mejor forma de acordarse de las personas es verlas en nuestra mente con su mejor sonrisa, iluminadas de cosas lindas, y lo puse en práctica.

Obvio que también hay casos de personas que llegaron a nuestras vidas para traer cosas no tan lindas, pero de todo se aprende. Al menos yo, sé de qué formas no quiero sentirme, y eso me alcanza y sobra para pararme frente a los cambios que vendrán.

Animate a cambiar, dale :)

Share This

Copy Link to Clipboard

Copy