El nuevo año

Me di cuenta que a veces hacemos muchísimas cosas para evitar estar solos y pensar lo que realmente nos pasa…

Este año me tocó la difícil tarea de decidir estar sola, desde el momento que quise separarme de mi novio, afrontar una vida sola en una nueva mudanza y empezar un nuevo año, también sola.

“No pases sola” me han dicho muchas personas.

Pero, ¿por qué? ¿por qué todos le tienen tanto miedo a que las personas no estemos de fiesta, celebrando, emborrachándonos, rodeados de un montón de gente que nos anestesie un rato y nos haga no pensar?

Obvio que si hubiera tenido otras opciones, no estaba acá. Estaría en alguna playa, tomando algún Martini desde temprano, resolviendo la agenda sentada en una playera, pero no.

El 2018 fue un año cargadísimo de cosas que me marcaron un montón, y lo sigue siendo, porque hasta las 12 no empieza el 2019, y no sé si va a empezar, porque las energías se renuevan cuando uno decide hacerlo, no cuando el reloj lo dice.

Todo se va dando de determinadas formas y está en nosotros resolver cómo afrontar esas situaciones. Una gran persona me dijo “Siempre es como tenía que ser” , y eso me da fuerzas para bancármela, y no pensar en que estoy sola, sino que estoy conmigo misma, laburando fuerte en mejorar, crecer, perdonar, y por sobre todo amarme un montón, o al menos lo que más pueda en este momento, para seguir desparramando amor a los que me rodean que en definitiva es lo único que les puedo dar.

¡Feliz comienzo de año!

Share This

Copy Link to Clipboard

Copy