Muchas gracias pero no.

Otra vez esta calesita. Vueltas, vueltas, vueltas, vueltas.

Nunca me gustaron los juegos de los parques porque con la mayoría me siento mal. Me pongo nerviosa y me duele el estómago.

Acá lo mismo. Para montaña rusa, vamos al Parque de la Costa.

Que dame un tiempo, que dejame pensar, que necesito espacio, vueltas y vueltas en una calesita que no para, y hoy realmente me dolió el estómago. ¡Eu! Dejame bajar que me siento mal.

Yo sé que me querés mucho, pero también sé que no te la jugás y no me elegís.

Si pero no.

Siempre lo supe, y elegí quedarme, porque si hablamos de cabeza dura…tengo todo el podio ocupado.

Hoy, cuando me dolió el estómago, me dije a mi misma «muchas gracias pero no». Esto no es para mi. Tengo que dejar de pensar que es amor.

El amor no duele, no molesta. Nosotros somos como esa bombacha que me encanta, porque me queda re sexy, pero sé que se me mete en el culo y tengo que estar incomoda todo el día.

Ya es suficiente.

Me la saco y me bajo de la calesita.

Share This

Copy Link to Clipboard

Copy